Compartir

 

Muchos conductores llevan instalado un navegador GPS en su vehículo, un dispositivo realmente útil para aquellos que necesitan con frecuencia circular por carreteras que no conocen. Pero no son menos los que directamente emplean su smartphone con el mismo objetivo. Con aplicaciones como Google Maps es sencillo ir de un lugar a otro sin perderse, incluso evitando peajes si así lo preferimos. Otra de sus características destacables es su capacidad para informarnos sobre el tráfico en tiempo real. ¿Cómo obtiene Google estos datos?

PUBLICIDAD

El blog Mental Floss nos ofrece las respuestas para este asunto. Es una cuestión de lógica, aunque eso no quita que la cosa tenga su punto espeluznante. Porque lo cierto es que quien aporta la información sobre los atascos, las retenciones e incluso los accidentes en cada carretera del mundo son… los propios usuarios. Si utilizas habitualmente Google Maps, también tú estás contribuyendo, probablemente sin saberlo, a crear esa gran fuente de conocimiento que millones de personas aprovechan a diario.

Si has instalado Google Maps en tu smartphone Android o iOS y además tienes activados losservicios de ubicación, debes saber que la app envía constantemente informes anónimos en tiempo real a Google. En cada kilómetro de carretera puede haber un montón de automóviles con usuarios que funcionen como fuente de información, de modo que la compañía californiana tiene todo lo que necesita para realizar estimaciones sobre la cantidad de coches que hay en cada lugar y la velocidad a la que se están moviendo.

Google completa de varias maneras los datos que nuestros móviles envían. De hecho, algunas de ellas eran su recurso principal antes de que casi todo el mundo llevase encima un smartphone en todo momento. Por ejemplo, contratando agencias privadas capaces de recopilar información muy precisa sobre tráfico; o utilizando los sensores que algunas empresas de transporte tienen instalados en las carreteras. Por otro lado, cuenta con los informes procedentes de Waze, «app» especializada en tráfico que Google adquirió en 2013.

Por supuesto, los de Mountain View también mantienen registros sobre los patrones de circulación en muchísimas carreteras, tomando buena nota de las horas a las que suelen ser más transitadas. Todo para poder decirnos en tiempo récord cuál es la ruta más rápida hacia nuestro destino, evitando los desesperantes atascos. No es la única función atractiva de Google Maps: desde hace un par de meses, la «app» también está preparada para recordarte dónde has aparcado tu coche.

Te gusto el contenido, entonces que no quede solo para ti, porque no lo compartes con la familia y los amigos. Solo dale clic al boton compartir.

Comments

comments